Elefantes y ratones: Periodismo monopólico frente a la necesidad de información del ciudadano

Cuando la necesidad informativa se enfrenta a los intereses comerciales de los grandes medios aparece una pugna entre la verdad y la realidad, entre la objetividad y la manipulación. Hoy en día somos víctimas de la segmentación informativa que nos sirve un consomé de noticias preparadas no al gusto –necesariamente- del lector, sino, de lo que más vende o lo que más conviene. Hablemos claro, los que estamos inmersos en este mundo –apasionado- del periodismo sabemos perfectamente que cada medio de comunicación posee, crea, tiene, una “Línea Editorial” la cual es el margen donde tú o yo como periodistas podemos trabajar nuestros informes, reportajes, etcétera. Empero, ¿qué es la línea editorial de un medio? Pues bien,  aquí habrá que extendernos… generalmente los medios de comunicación a lo largo de su creación tejen hilos de amistad con diversas empresas, grupos políticos, políticos a los que por esa amistad generada tienden a prestar respeto, fidelidad o empatía. Si analizamos el contenido de por ejemplo “La Primera” nos daremos cuenta cuál es su orientación política e informativa, que temas serán los que desarrollará buscando generar corriente de opinión a favor de sus intereses mediáticos. Pues bien, si repasamos el contenido del diario “El Comercio” sucederá lo mismo. Entonces señores, ciudadanos, amigos, estudiantes, qué es lo que consumimos en los diversos medios de comunicación. La respuesta es simple, lo que los grandes grupos mediáticos desean que sepamos. Ni más, ni menos, y esto retumba –lamentablemente- en los demás medios, como son la televisión y –en menor escala- la radio. Atrás quedaron la independencia ideológica y política, hoy en día prima sobre eso, el sometimiento comercial, publicitario que avasalla de manera espeluznante los contenidos en los mass media. Definitivamente habrán temas que tendrán que tocar –por presión social- empero la titulación, la extensión estarán supeditadas nuevamente a la línea editorial, sino el ejemplo de la entrevista al ex Alcalde de Magadalena, Francis Allison. Esta no obtuvo una titulación que resalte, por ejemplo, su próxima candidatura al sillón municipal, sino a presentarlo como un renegado o frustrado político quien cometió varios errores. Señores, ese es el poder de la prensa, a la cual se rinden jueces, políticos y presidentes. Podría mencionar  nuevamente lo que sucedió en el caso de José Enrique Crousillat, y el retiro de su indulto,  también el cese de Aurelio Pastor del ministerio de Justicia, la baja cobertura de investigación periodística sobre Jorge del Castillo y su relación con BTR… y la lista podría continuar. Entonces hacia dónde vamos, cuál es el horizonte que nos depara este gran elefante mediático representado en nuestro país por el grupo El Comercio y sus seguidores. El precio que paga hoy en día la ciudadanía es una soslayada ignorancia que vulnera el derecho que tenemos todos a ser informados con transparencia y objetividad. El periodismo en es una profesión vasta, de incólumes preceptos, que exige de quien la ejerce, dedicación, conocimiento y por su puesto una gran cuota de pasión -por encontrar la verdad-, que será la que prime sobre cualquier otra razón. El periodista es aquel que entiende que su par, el ciudadano, espera ampliar su conocimiento y su entendimiento de la realidad. Esa que muchas veces es ignorada y maniatada por los oligarcas que están sentados tras las direcciones de los medios y que muchas veces llega a frustrar nuestra sed verdad. Hoy, después de explicar esto espero que ustedes lectores, entiendan que muchas veces lo que nos ofrecen los medios dista de la verdadera realidad. Es exigencia de las nuevas generaciones entender esta verdad oculta y hacer que esta certidumbre cambie y muera. Los grandes grupos mediáticos deben saber que no somos más ratones de laboratorio a los cuales se les puede dar lo que se les antoje. Basta de limitar el conocimiento real de nuestro país, de nuestra ciudad, de nuestro distrito, basta ya de dar información en jerga, basta ya de promover la farándula ante lo social, ante la educación y los valores. Es una lástima saber que el diario de mayor circulación sea el que más promueve la incultura idiomática de nuestra lengua. Ahora pesa lo comercial, lo publicitario ante la real necesidad del ciudadano de conocerse así mismo, de conocer su entorno, su realidad. Sé que muchos renegarán de estas palabras, empero sé también que en el fondo lo pensaron cuando aun eran parte de un claustro universitario. Jamás deben olvidar señores, sus valores, sus convicciones. Sé también que eso no vende y hasta puede condenar a alguien. Sin embargo es necesario que por lo menos se diga abiertamente.  Deben quedar atrás aquellos personajes que son periodistas de ficción, o de accidente. Pero también es lamentable que quienes estudiaron la carrera cometan grandes errores basados en un mal ejercicio profesional y más grave aun que la ciudadanía perdone y olvide eso. Para finalizar esta catarsis, felicito la intención de Beto Ortíz y Aldo Miyashiro de intentar ser abanderados de esta causa, aunque debo criticar la forma de darlo a conocer. Creo que los medios electrónicos serán el bastión de los renegados, de los rebeldes que añoramos una nación que profese valores y cultura. La batalla recién empieza y dependerá ustedes, lectores, que esta se gane.

Acerca de gpach10

Comunicador Social por la Universidad de San Martín de Porres, de Perú, cuento con una Maestría en Relaciones Públicas, en la misma casa de estudios. He sido Directivo del Colegio Profesional de Relacionistas Públicos del Perú, Región Lima. En la actualidad soy docente universitario, consultor y asesor en comunicación digital, PR y prensa para empresas privadas y del sector público en Perú.

Publicado el 13 abril, 2010 en Periodismo y Medios de Comunicación, Responsabilidad Social y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Antonio Rodriguez

    DE quien depende el cambio.
    De los ciudadanos, de las universidades, de los medios de comunicación………Es dificil imaginar que los ciudadanos utilizen su tiempo para exigir verdadera información a los medios, es dificil imaginar que pobladores no muy versados de distritos socio economicos D – E les entretenga leer columnas de opinión de Diarios como El Comercio, La Republica, etc, es realmente muy dificil creer que las universidades prefieran la calidad de sus estudiantes y no la cantidad, seria realmente increible que los grandes grupos comerciales les digan a los medios donde publican sus productos o servicios que estos tienen la libertad total de mencionarlos o denunciarlos ante cualquier signo de corrupción o infraccion de la ley.

    En el aurora de un nuevo amanecer no se vislumbra la alternativa eficaz para acabar con esa segmentación de la información, de ese ocultismo de lo que realmente interesa, es muy dificil pensar por ahora en cambio, pero esta naciendo una nueva era la de las redes sociles estara en ella la alternativa de cambio?

  1. Pingback: Tweets that mention Elefantes y ratones: Periodismo monopólico frente a la necesidad de información del ciudadano « gpach10's Blog -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: